Los guajolotes del Saucillo

Corría el año de 2005 cuando después de una plática sobre el lobo mexicano Don Petronilo Esparza Rivera me extendió una invitación para asistir a la reunión de asamblea del ejido El Saucillo, un predio de 1,400 hectáreas enclavado en la Gran Sierra Plegada, en el municipio de Aramberri, en el sur del estado de Nuevo León.

En ese entonces, hablar de venados o guajolotes en el ejido era como hablar de aire limpio y cielos azules en la ciudad de Monterrey, los ecosistemas del ejido estaban tan altamente deteriodados por el intenso sobrepastoreo del ganado, principalmente caprino, y con añoro Don Petronilo me contaba las historias de su juventud, acerca del campo productivo de aquella época, había cosecha, buen ganado, buenos bosques y fauna silvestre, recursos que siempre aprovecharon hasta que se los acabaron, las tierras dejaron de producir, se degradó el suelo, se perdieron la cobertura vegetal y las fuentes de agua y con ello una buena parte de la diversidad local de especies silvestres. En sus andares por la vida, Don Petro (como mejor se le conoce) supo de los venados y de la cacería deportiva por palabra de Jorge Villarreal, y posteriormente, al escuchar de los lobos y su rol en los ecosistemas, me habló para que de alguna manera recuperáramos aquellas tierras desoladas.

Cuando conocí el predio tuve la firme intención de declinar a su invitación, pues no le auguraba un buen futuro a esta tierra. Sin embargo, la voluntad que permeada en los ojos de los campesinos, anhelando un cambio, me convenció, e iniciamos, junto con otros 3 ejidos, el proyecto de recuperación del lobo mexicano al solicitar al gobierno el reconocimiento de sus tierras como áreas naturales protegidas voluntarias en el que firmaron el compromiso de mantener y/o mejorar las condiciones de los ecosistemas, sus componentes, sus funciones y sus servicios, obteniendo el certificado gubernamental el día 19 de enero del 2007.

A partir de entonces, los ejidos se volcaron en arduas tareas de restauración de suelo y vegetación, mientras que los gobiernos y organizaciones se coordinaban en la gestión de recursos para la restauración y conservación, los ejidos realizaban las labores propias en sus propiedades. Algunos temerosos de que los lobos pudieran llegar de repente sin previo aviso y ocasionara un desastre, pero con el pasar del tiempo fueron entendiendo del lento proceso que esto significaba no sólo para el lobo, ni para el venado, ni para los guajolotes, sino para su propio desarrollo social y económico. Estaban empezando de cero.

El proyecto del lobo precisa de la construcción de un capital social más que de un capital ambiental, bajo el argumento de que cuando la gente del campo satisface sus necesidades básicas tiende a conservar su entorno. El ejido Saucillo jamás había recibido una capacitación integral sobre el aprovechamiento y buen manejo de sus recursos. Nos enfocamos entonces, no en repoblar con venado o con guajolotes, sino en restaurar las bases sociales para poder restaurar las bases ambientales, capacitando y proveyendo mecanismos para ampliar su visión acerca del campo.

Los primeros cambios en su mentalidad vinieron en los primeros 2 años de trabajos, cuando al contar con un permiso de aprovechamiento maderable, optaron por cancelarlo para mantener los remanentes del bosque templado. Luego, con incredulidad de los mismos campesinos, corría la noticia del avistamiento de una pareja de guajolotes, animales que en los monitoreos de fauna silvestre no habían salido. Un año después se reportarían avistamientos de una venada, de la cual llegué a pensar que la matarían.

En cada reunión a la que asistía Don Petro me preguntaba por los lobos y por los venados, el proyecto había causado intriga en otros ejidos y el nombre del Saucillo comenzaba a sonar en el municipio y Petronilo quería mostrar resultados.

Están por celebrarse 10 años en el que el gobierno federal reconoce al ejido Saucillo, Potrero de Zamora y San Joaquín de Soto como áreas naturales protegidas de competencia federal, y aunque el trabajo ha sido en gran manera difícil debido a que los recursos económicos federales a los que tienen derecho han sido dados a cuenta gotas, los ejidos siguen entusiasmados, pues su trabajo ha sonado de tal manera que han sido reconocidos por el gobierno estatal como ejidos con el potencial de convertirse en ejidos modelo y que forman parte fundamental del programa "Puente al Sur".

A 10 años de comenzar a trabajar en su restauración social, económica y ambiental, el ejido El Saucillo cuenta con una población aproximada a los 250 guajolotes y una pequeña población de venados suficientes para que este año (2017) se gestione la primer UMA ejidal para cacería de guajolote y venado, así como los primeros permisos de cacería.

Es muy importante señalar que la colonización de los guajolotes silvestres y venados se dio, no por liberaciones de individuos, sino por el cambio de actitud de la gente y su voluntad de recuperar la vida de sus tierras para proveer, a las distintas especies, de ese nicho que había desaparecido.

Hoy el gobierno del estado, Cemex-Responsabildiad Social Corporativa, el Tecnológico de Monterrey y organizaciones civiles están apoyando este esfuerzo que amplía la ilusión de los ejidatarios de que en un futuro cercano hayan podido cambiar, por fin, la tendencia negativa que los estaba llevando a la extinción.

El día 2 de agosto de 2016, dos días antes de que el gobernador Jaime Rodríguez anunciara el programa "Puente al Sur", falleció Petronilo Esparza Rivera, se fue sin disfrutar esto que sembró. Al igual que Don Petro, varios amigos del ejido Saucillo ya partieron de este mundo sin haber disfrutado de los logros de tan grande esfuerzo que hicieron, pero como ellos mismos dijeron: "nosotros disfrutamos de frutos de árboles que no sembramos, debemos sembrar para aquellos que vienen".

Creo que se fueron pagando más de lo que debían.

--

** Esta nota fue publicada en el 6to. Informe Anual de Safari Club Internacional Capítulo Monterrey, A.C., Febrero 2017.


Entradas destacadas
Próximamente habrá aquí nuevas entradas
Sigue en contacto...
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square