HISTORIA

A partir del año 2006, diversos ejidos de la región formalizaron su compromiso por trabajar en la recuperación del lobo gris mexicano.

Luego de que el lobo gris mexicano fuera declarado como una subespecie en peligro de extinción en 1976, comenzaron los esfuerzos por recuperar esta subespecie de manera conjunta entre los gobiernos de México y Estados Unidos.

La Gran Sierra Plegada es una de las seis regiones en México con potencial para reintroducir lobo mexicano, en donde se comenzó a tener acercamientos con diversos ejidos de la región desde el año 1998 para involucrar el interés y la participación de sus habitantes. A partir del año 2006, diversos ejidos de la región formalizaron su compromiso por trabajar en la recuperación del lobo gris mexicano, trabajando en un esquema de área natural protegida voluntaria avalado por el gobierno federal, destinando así sus tierras de uso común como "Zonas de Restauración Ecológica del Lobo Mexicano".

Los habitantes locales ven en la recuperación del lobo mexicano la oportunidad de fortalecer la productividad de sus tierras y lograr una mejor provision de servicios ambientales, además de lograr un desarrollo rural integral y participativo a traves de la diversificación productiva rural.

ESPECIE "PARAGUAS"

El lobo, como especie "paraguas", favorece la conservación de un ecosistema sano, de lo cual se benefician numerosas especies de flora y fauna silvestres. La restauración ecológica de su habitat natural aumentará la productividad de los ecosistemas naturales de la región, garantizando así los servicios ambientales como regulación del ciclo hidrológico, captura de carbono, regulación del clima y protección de biodiversidad.

DESARROLLO RURAL

La recuperación del lobo requiere la participación activa de los habitantes locales y la diversificación de sus actividades productivas, lo cual ayuda a fortalecer la economía local y las oportunidades de desarrollo de las comunidades de la región. Así, la recuperación del lobo promueve la realización de las actividades productivas de la región en un marco de sustentabilidad, en el que se busca el desarrollo de la región al mismo tiempo que se conservan los recursos naturales.